Declaraciones, Discursos, Entrevistas

Declaración del Dr. Manmohan Singh, Primer Ministro de India en el Debate General de la sexagésima tercera Asamblea General de las Naciones Unidas

- 26 de septiembre, 2008 -


Excelencia, Sr. Presidente,
Excelencias,
Damas y caballeros

En primer lugar quisiera felicitarle por su elección como Presidente de la sexagésima tercera Asamblea General de las Naciones Unidas. Estoy convencido de que su saber y experiencia nos ayudará a deliberar correctamente sobre los muchos retos que debemos afrontar hoy.

Sr. Presidente,

La Organización de Naciones Unidas encarna nuestra fe en el beneficio común de las acciones colectivas y los enfoques multilaterales a la hora de resolver cuestiones mundiales.

En la Cumbre Mundial del 2005, nos comprometimos a llevar a cabo cambios para reformar con la mayor brevedad y a conciencia la Organización de Naciones Unidas. No obstante, debemos reconocer con franqueza que hemos progresado poco en la reforma de los elementos principales de nuestro compromiso. Debemos realizar esfuerzos más contundentes para revitalizar la labor de la Asamblea General, con el fin de que se convierta en el órgano principal de deliberación de las Naciones Unidas. La composición del Consejo de Seguridad necesita cambiar para que en él se reflejen las diversas realidades del siglo XXI.

Sólo si las Naciones Unidas son verdaderamente representativas y vitales podrán convertirse en un eficaz centro de atención en todos los esfuerzos cooperativos de la comunidad internacional. Debemos mantener negociaciones que nos lleven a conseguir tal fin.

Sr. Presidente,

La globalización ha contribuido a ensanchar como nunca ámbitos de prosperidad de los que nos hemos beneficiado en la India. Pero sus beneficios no han sido distribuidos equitativamente. Debemos enfrentarnos a un reto crucial: asegurar el crecimiento dentro de las naciones y la globalización a través de ellas.

Los avances del desarrollo que muchos países han conseguido están hoy en día amenazados por una posible crisis de alimentos, una crisis energética global y más recientemente, una agitación impredecible en los mercados financieros internacionales. El impacto neto de estos problemas es que tanto las economías industrializadas como las economías en vías de desarrollo se enfrentan a la inflación y a la ralentización del crecimiento después de varios años de fuerte expansión económica. Los países industrializados pueden afrontar periodos de bajo crecimiento, pero los países en vías de desarrollo no.

Existe, por lo tanto, la necesidad urgente de una acción coordinada por la comunidad internacional teniendo en cuenta varios frentes:

1.- La expansión de la innovación financiera que no ha ido acompañada de una regulación creíble ha convertido al sistema financiero en algo vulnerable. La crisis de confianza resultante amenaza la prosperidad mundial debido a que cada vez vivimos en un mundo interdependiente. Existe, por lo tanto, la necesidad de una nueva iniciativa internacional para llevar a cabo una reforma estructural en el sistema financiero global que dictamine una regulación más efectiva y controle sistemas de consulta y vigilancia multilaterales. Esto debe ser diseñado de forma global.

2.- La crisis mundial de alimentos es la consecuencia de la negligencia de la agricultura en el mundo en vías de desarrollo, exacerbado por distorsionadas subvenciones agrícolas en el mundo desarrollado. El desvío de tierra cultivable para producir biocombustibles complica el problema.

3.- El mundo necesita una Segunda Revolución Verde para afrontar el problema de la seguridad en los alimentos. Necesitamos nuevas tecnologías, nuevas respuestas institucionales y, sobre todo, un pacto mundial para asegurar la alimentación y el sustento. Esto requerirá la transferencia de tecnología e innovación desde los países desarrollados a los que están en vías de desarrollo. India está a favor de ampliar la cooperación con África ante la necesidad que este continente tiene de buscar seguridad en la alimentación y en el sustento de su gente.

4.- La liberalización del Mercado de la agricultura puede ayudar si se tiene en cuenta las necesidades de sustento que tienen los agricultores pobres y vulnerables en los países en vías de desarrollo y en algunos desarrollados.

5.- Da miedo pensar que muchos de los conflictos que habrá en el siglo XXI tendrán que ver con el agua. Debemos reflexionar sobre cómo usar este escaso recurso de manera eficiente. Debemos invertir en nuevas tecnologías y en nuevas formas de producción tanto para la agricultura de secano como de regadío, así como también debemos examinar el coste efectivo de las tecnologías para la desalinización del agua.

Sr. Presidente,

La pobreza, la ignorancia y la enfermedad todavía afligen a millones de personas. El compromiso de alcanzar ambiciosos planes establecidos como parte de los Objetivos del Desarrollo del Milenio fue reconocido por la comunidad internacional, teniendo en cuenta que la prosperidad y el bienestar mundiales son indivisibles y la riqueza no puede coexistir con la pobreza reinante.

Desafortunadamente, los solemnes compromisos hechos para transferir los recursos financieros desde el mundo desarrollado al subdesarrollado no se han cumplido. El compromiso de los países desarrollados de aportar el 0.7% de su Producto Interior Bruto a la Asistencia Oficial al Desarrollo (Official Development Assistance, ODA) requiere llevarse a cabo lo antes posible. En este contexto se deben hacer esfuerzos especiales para afrontar las necesidades de África con el fin de alcanzar un flujo adecuado de medios para apoyar su desarrollo.

El alivio de la pobreza y la seguridad del sustento están estrechamente unidos a la seguridad energética. Necesitamos una medida mucho mayor de previsibilidad y estabilidad en los mercados de petróleo y de gas. Tenemos que pensar qué caminos vamos a seguir y qué medios vamos a utilizar -como por ejemplo rápidos mecanismos de advertencia-, para ayudar a algunos países a enfrentarse a la crisis del petróleo.

Debemos establecer una red mundial de cooperación entre las instituciones de los países desarrollados y aquellos que están en vías de desarrollo, con el fin de constituir programas R?D de eficiencia energética, tecnologías con energía limpia y fuentes renovables de energía.

India está registrando un crecimiento económico rápido y lo ha podido compaginar con la disminución del consumo energético. No obstante, nuestra demanda total continuará subiendo y estamos buscando denodadamente otras posibles fuentes de energía limpia.

La cooperación internacional en energía nuclear con India tendrá un impacto positivo en la seguridad y también sobre los esfuerzos para combatir el cambio climático.

Esto es una reivindicación de India por defender la no proliferación de armas nucleares y por apoyar el compromiso de desarme nuclear, que debe ser mundial, universal y no discriminatorio. Ese proyecto fue anunciado por el Primer Ministro, Rajiv Gandhi durante una asamblea que se celebró en agosto, hace ya veinte años.

Reitero la propuesta de India en la Convención de Armas Nucleares prohibiendo el desarrollo, producción, almacenamiento y uso de armas nucleares, y defendiendo su eliminación completa en un plazo fijo de tiempo.

Sr. Presidente,

El cambio climático sólo se puede superar con éxito con el esfuerzo global y cooperativo.

Nosotros apoyamos las negociaciones multilaterales que están teniendo lugar en el Marco de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El resultado debe ser justo y equitativo y debe reconocer el principio de que todo ciudadano del mundo tiene igual derecho al espacio atmosférico global.

Creo que la búsqueda de un desarrollo ecológico sostenible no debe estar en contradicción con la consecución de nuestros objetivos de crecimiento. Como dijo Mahatma Gandhi, "La Tierra tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades de la gente, pero nunca tendrá suficiente para satisfacer su codicia".

India tiene un ambicioso Plan de Acción Nacional sobre el Cambio Climático. Incluso persiguiendo un crecimiento económico, nos comprometemos a mantener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, y a no superar las cuotas de los países desarrollados.

Sr. Presidente,

La creciente tendencia a separar identidades según su etnia, cultura y religión amenaza nuestros esfuerzos por desarrollarnos, nuestros deseos de paz y de estabilidad. Es vital que fortalezcamos la cooperación internacional para poder combatir el terrorismo y llevar a quienes lo perpetran, organizan y sufragan ante la justicia. Debemos llegar todos a un común acuerdo en la Asamblea General sobre Terrorismo Internacional.

En este contexto, la situación de Afganistán es un asunto que nos preocupa sobre manera. La comunidad internacional debe unir todos sus medios para asegurar el éxito de los esfuerzos que está realizando Afganistán por conseguir su reconstrucción y su desarrollo con el fin de establecer una sociedad moderada, plural y democrática.

Nos congratula el regreso a la democracia emprendido en Pakistán. Nos comprometemos a resolver a través del diálogo pacífico todos los asuntos pendientes entre India y Pakistán, incluida la cuestión de Jammu y Cachemira. También damos la bienvenida a los gobiernos elegidos democráticamente en Nepal y Bután. Trataremos de expandir nuestras áreas de cooperación con todos estos países para ocuparnos de los desafíos del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza.

Sr. Presidente,

Las Naciones Unidas es un símbolo viviente del pluralismo. Como tal ha tenido que hacer frente a muchas tormentas. Es un vehículo a través del cual nuestra voluntad y nuestros esfuerzos por hacer frente a los desafíos globales deben ser articulados y hacerse realidad. Y si nosotros no alcancemos este objetivo, por lo menos deberíamos legar a las generaciones futuras un mundo lleno de esperanzas.

Muchas gracias